×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 121

Londres - La mujer con dislexia que le ganó a Starbucks un juicio por discriminación

 

Una mujer con dislexia ha ganado una demanda por discriminación por discapacidad que presentó en Londres contra su empleador, la cafetería Starbucks, tras ser acusada de falsificar documentos, informa este martes la cadena BBC.

Un tribunal británico dictaminó que Meseret Kumulchew fue víctima de discriminación tras cometer errores debido a sus dificultades para leer, escribir y entender la hora, debido a la dislexia. Kumulchew era supervisora de una cafetería Starbucks en Clapham, en el suroeste de Londres, y era responsable de medir la temperatura de las neveras y el agua a una hora determinada para después introducir la información en un registro.

La mujer colocó datos equivocados en el registro, por lo que fue acusada de falsificar documentos, añade la BBC. Muchos disléxicos tienen problemas en el lugar de trabajo con muy altos niveles de ansiedad Tras el incidente, sus empleadores le asignaron labores menos importantes, una situación que le provocó problemas emocionales.

Kumulchew llevó entonces a Starbucks a los tribunales alegando que había sido víctima de un caso de discriminación porque siempre había comunicado a su empleador que tenía dislexia, por lo que necesitaba visualizar las instrucciones, en lugar de leerlas.

En declaraciones a la emisora británica BBC, Kumulchew admitió: "Llegó un momento que quería suicidarme (...) casi acabo con mi vida, pero tenía que pensar en mis chicos". El tribunal concluyó que Starbucks no cumplió con su obligación de hacer algunos ajustes en las tareas de la mujer y que la discriminó debido a los efectos de la dislexia. La corte hizo su dictamen a mediados del pasado diciembre y ahora se debe determinar la compensación que la mujer debe recibir.

Y aunque el veredicto no sienta un precedente legal, la Asociación Británica de Dislexia espera que ayude a generar mayor conciencia sobre la situación. 

De hecho, la asociación estima que una de cada 10 personas tiene algún nivel de dislexia, aunque muchos nunca han sido diagnosticados formalmente.

Y el tribunal que llevó el caso encontró que Starbucks no había hecho ajustes razonables para lidiar con la dislexia de Kumulchew y la había discriminado por causa de su discapacidad.

La corte determinó, además, que la mujer había sido victimizada por su empleador, que parecía no tener mayor conocimiento o comprensión de asuntos de igualdad.

"Muchos disléxicos sufren altos niveles de ansiedad en sus lugares de trabajo porque los empleadores no tienen ni la conciencia ni el entrenamiento para ajustarse a ellos", dijo la Dra. Kate Saunders, de la Asociación Británica de Dislexia.

En un comunicado, Starbucks no quiso referirse a este caso, pero resaltó que hace esfuerzos para que haya apoyo laboral en sus cafeterías.

 

Búsqueda personalizada

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Búsqueda personalizada

Volver