×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 121

Autismo: detectando señales de alerta en el hogar

 

 

Los Trastornos del Espectro del Autismo engloban una serie de alteraciones en la comunicación, la interacción social, así como la presencia de patrones de comportamiento, intereses o actividades restringidas y repetitivas; sin embargo, las manifestaciones son tan variables y diferentes como lo es cada persona, es por ello que hablamos de un “continuo”, de “autismos y no autismo”.

Afortunadamente, la detección temprana es cada vez mayor, y aunque en muchas ocasiones se pasan por alto muchas “señales de alerta” hasta llegar a la edad en la que se empieza a exigir el lenguaje oral a los niños/as, ya podemos detectar síntomas antes de los 24 meses de edad.

Las familias pasan mucho tiempo con sus hijos/as antes de los dos años de edad, pero la detección es complicada, sobretodo en hijos/as primogénitos, ya que no se tiene un patrón de desarrollo con el que “comparar”. Es clave una detección precoz y una posterior estimulación o intervención temprana.

La familia por tanto tendrá un papel importantísimo en la detección precoz del autismo, ya que puede realizar una observación diaria de la evolución del bebé. Conocer los signos de alerta dotará a los familiares y cuidadores cercanos de una herramienta necesaria para la obtención de un diagnóstico temprano.

En la actualidad la herramienta más utilizada para el screening (cribado) es el M-CHAT, un cuestionario que rellenan las familias con 23 ítems, tales como “¿Responde cuando se le llama por su nombre?”, “¿Suele mirarle a los ojos durante unos segundos?”, o “¿Suele señalar con el dedo para pedir algo?”. Si tras rellenar este cuestionario, las respuestas puntúan negativamente según los criterios de corrección, por favor, asista a su pediatra para que pueda ponerse en marcha el proceso de diagnóstico.

A continuación exponemos un listado de señales de alerta para una detección temprana hasta los 24 meses.

Señales de alerta hasta los 24 meses. 

 

COMUNICACIÓN Y SOCIALIZACIÓN

  • No responde con una sonrisa cuando le sonreímos.
  • Pasa mucho tiempo en la cuna sin reclamar nuestra atención (no llora, no protesta).
  • Es un niño/a muy bueno, no llora nunca ni protesta cuando tiene hambre o sueño.
  • No responde cuando llegamos a casa: no se acerca a la puerta a esperar, no nos recibe con gestos afectivos, ni se dirige a nosotros/as con lenguaje no verbal. Parece no haber percibido que hemos llegado.
  • Es un niño/a muy independiente, coge las cosas el/ella solo/a cuando las quiere, se busca la manera deconseguirlas.
  • No señala para pedir lo que quiere.
  • No nos coge de la mano ni intenta llamarnos para llevarnos al objeto que desea.
  • No nos mira para compartir algo que le gusta, por ejemplo, hay una escena que le gusta de los dibujos, y no nos busca para compartirlo.
  • A veces empieza a reírse mucho sin motivo aparente.
  • Tengo la sensación que a veces cuando mi hijo/a me mira, me “traspasa” con su mirada.
  • No responde cuando le llamamos por su nombre, parece que no escucha. Incluso, hemos llegado a pensar que tiene problemas de audición.
  • Mi hijo/a decía algunas palabras, “mamá”, “papá”, “agua”, pero desde hace un tiempo ya no lo hace.
  • No imita acciones que hacemos, ni gestos de canciones.

 

JUEGO Y EXPLORACIÓN DEL ENTORNO

  • Juega siempre con algunos objetos de forma repetitiva, por ejemplo, le encanta coger cosas alargadas para moverlas delante de sus ojos; le encanta girar las piezas de los encajables, las ruedas, pelotas…

  • No juega a hacer “como si…” hablara por teléfono, meciera un bebé, le diera de comer…

  • Frente a ciertos sonidos, texturas, olores y/o sabores, el niño/a sobrereacciona. Se tapa los oídos cuando oye la lavadora, el secador… cierra los ojos cuando ve tubos fluorescentes… Las texturas gelatinosas le producen arcadas…

  • A veces tiene rabietas incontroladas, en las que llora mucho y durante mucho tiempo.

  • Tiene movimientos repetitivos de manos, dedos, brazos…

Estas son algunas de las señales de alerta del autismo, si crees que tu hijo/a puede presentar algunos de estos ítems, no dude en contactar con su pediatra.

 

 

Fuente: http://www.dobleequipovalencia.com/

Búsqueda personalizada

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Búsqueda personalizada

Volver