×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 122

"Hogar familia", el programa santafesino para promover la adopción de chicos con discapacidad

“La idea es dar una nueva oportunidad a niños con discapacidad que están institucionalizados porque por algún motivo fueron separados de su familia originaria mediante una medida excepcional de protección, y ya no hubo posibilidad de retornar a ellas”, explicó a Télam el subsecretario de Inclusión para Personas con Discapacidad del ministerio de Salud santafesino, Maximiliano Marc.

El funcionario explicó que son estos chicos sin cuidados parentales y en situación de adoptabilidad con los que trabaja el programa, tratando de revertir la situación de desventaja en la que se encuentran porque “la fila para adoptarlos es más corta y las cosas deben ser más rápidas” en estos casos, si no se quiere que crezcan en las hogares y las chances de ser incorporados a una nueva familia se acorten más aún por una cuestión de edad.

“(En los adoptantes) está la fantasía del hijo deseado, que es lo más chiquito posible, lo más lindo y sin historia (previa), y ahí no tienen cabida las personas con discapacidad si no incentivás la adopción con este tipo de acciones”, dijo.

Marc remarcó que el programa-al que calificó como “un éxito”- no implica la creación un registro aparte, dado que “todos los postulantes tienen que estar inscriptos en el Registro Único de Aspirantes a Guarda con Fines de Adopción” y cumplir con todos los requisitos que marca la ley para acceder a una guardia provisoria primero, y a una adopción después.

“Trabajamos en el territorio difundiendo este programa y promoviendo la inscripción como aspirantes de personas solas, matrimonios, o matrimonio igualitarios: con los interesados hacemos un trabajo intensivo para desmitificar y poner en palabras muchas cosas”, dijo.

Instituido por el decreto 823/2014, el programa prevé también el monitoreo y la asistencia sanitaria, educativa, técnica y financiera de los hogares adoptivos, los cuales podrán ahijar hasta dos personas, “de manera de garantizar su atención integral de acuerdo a las pautas establecidas”.

Una de las coordinadoras del programa, Adriana Retivo, consideró que todos los chicos que fueron desinstitucionalizados y están en proceso de vinculación con las familias que quieren adoptarlos “han hecho una modificación sustancial respecto de la situación en la que llegaron”.

“Uno de los niños, por ejemplo, había estado en un hospital desde su nacimiento y la situación era muy compleja porque es hipoacúsico, y se alimentaba y respiraba por sonda. Al año y medio una familia se lo llevó y un año después ya no recibe más oxígeno y no necesita más de una sonda para alimentarse. Si bien la hipoacusia le impide hablar como un niño de su edad, va evolucionando de manera como no lo habría logrado en un hospital o un hogar, por más bueno que sea”, dijo.

 

Fuente: Telam

Búsqueda personalizada

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Búsqueda personalizada

Volver