×

Advertencia

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 121

Dieta, pieza clave en tratamiento de niños con autismo

Los productos con gluten tienen proteínas que no son digeridas de forma correcta por los niños o adultos con autismo, además altera su conducta y aprendizaje, sugiere un nuevo estudio realizado por especialistas. La Liga de Intervención Nutricional contra Autismo e Hiperactividad (LINCA) explicó que las proteínas de los lácteos se convierten en péptidos opiáceos; es decir, productos intermedios de las proteínas y aminoácidos que tienen actividad morfínica.

Los especialistas determinaron que es mejor que las personas con autismo lleven una dieta sin gluten caseína y soya para una mejor aceptación al tratamiento biomédico, y así regenerar la calidad de vida del individuo con autismo y de su familia. LINCA, organización que promueve la información y formación a familias con personas en el espectro autista, subrayó que llevar a cabo este tipo de dietas no cura la enfermedad, pero ayuda en el tratamiento.

En una entrevista con la Agencia Informativa del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt), la presidenta de la organización, Cecilia Fernández, contó que su hijo Marcos no habló hasta los ocho años, tenía crisis convulsivas y tomaba cinco medicamentos controlados, los cuales no daban resultados. “Yo estaba desesperada. Así que comencé a cambiar la dieta y Marcos empezó a emerger, a hacer contacto visual, podía dormir”, subrayó.

Fernández mencionó que cuando a una familia se le da un diagnóstico de autismo se replantean las esperanzas y expectativas de vida del paciente. “Yo les pregunto: ¿qué harían si el diagnóstico fuera diabetes y no autismo?, inmediatamente responden que la alimentación sería lo primero que cambiarían”, comentó la activista.

Dijo que la institución que encabeza brinda recomendaciones para reemplazar la leche y el pan, pues se pueden utilizar sustitutos de leche de vaca a base de papa, almendra, arroz, avellana, castaña o coco. Otra de las opciones es el uso de leche descaseinada y no deslactosada, ya que la intolerancia a la caseína es uno de los principales problemas en el consumo de lácteos, pero sin descartar que además haya gente intolerante a la lactosa, especificó.

Para reemplazar el gluten, que existe sobre todo en el trigo, centeno y cebada, la especialista aconseja el consumo de arroz, maíz, sorgo, amaranto, garbanzo, tapioca, yuca o avena, este último cereal es recomendado bajo ciertas características que no resulten contraproducentes en su ingesta.

Fernández mencionó que dichos cambios en la dieta de los niños y adultos con autismo se pusieron en práctica en comunidades indígenas de México con alimentos que están a su alcance, ya que esta condición no difiere de sexo, edad, comunidad, religión o raza, y los resultados siempre son favorecedores. “En tres meses se empiezan a ver cambios y, asimismo, cambia el diagnóstico o abordaje terapéutico de un autismo severo o de mucho compromiso a menos, porque se quitó aquello que afectaba la percepción”, comentó la especialista.

La presidenta sugirió que los cambios en la alimentación enfocados en el familiar con autismo se hagan también a nivel general, es decir, para todos los miembros de la familia, ya que se trata de modificaciones que traen beneficios económicos y de salud, tanto para la persona con autismo como para quienes lo rodean

Búsqueda personalizada

Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Búsqueda personalizada

Volver